Home Staging. Vivienda vendida en 2 semanas

Vender una vivienda en 2 semanas es un tiempo que ni los propietarios se esperaban. Aplicando Home Staging siempre se acorta el tiempo de venta, la media está en un 64% antes de 40 días, pero en este caso superó todas nuestras expectativas.

Os cuento como nos encontramos la vivienda, aunque también vais a ver como estaba antes.

Esta vivienda había estado en alquiler durante 7 años y necesitaba un buen lavado de cara para poder venderla ya que en el estado que se encontraba iba a costar muchísimo. O eso, o bajar mucho el precio y perder dinero. Pero como no era la intención, con una pequeña inversión conseguimos revalorizarla y que se vendiese al precio que querían los vendedores.

Los trabajos que hicimos fueron: retirar los muebles y objetos que no queríamos, reparar algún desperfecto y tapar agujeros, limpiar (mucho. Había que quitar los malos olores y la sensación de suciedad que había nada más entrar por la puerta), pintar y como último paso y no menos importante, CREAR UN HOGAR.

Empezamos por el salón, nada más entrar por la puerta la primera vista que teníamos era del salón/comedor. Os pongo primero las fotos del antes:

La cocina era bastante grande y tenía mucha luz natural. No pusimos mesa y sillas, era tan espaciosa que queríamos que a los posibles compradores les impactara el espacio que tenía. Decorando la bancada conseguimos que fuese agradable y acogedora.

Antes. La cocina

El dormitorio principal también es grande, tiene armarios empotrados por lo que no era necesario poner ningún mueble más. Quitamos los muebles que sobraban para poder ver bien todo el espacio y optamos por una decoración en tonos tierra.

Del otro dormitorio, aprovechamos los muebles que habían. Estaban en buenas condiciones y nos adaptamos a ellos. Conseguimos también un dormitorio muy acogedor que invitaba a quedarse.

Ahora vamos con los baños. Son los que más sufren de la casa y donde tenemos que poner más esfuerzos en dejarlos limpios, al igual que la cocina. Aquí también quitamos mobiliario que no necesitábamos y añadimos decoración.

La zona de lavado se usaba como trastero, vaciamos y nos quedamos con lo importante.

También puede gustarte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *